Locación, Argentina, Pilar
+54 9 11 4949-3577
info@argenchinapilar.org

Cerveza artesanal argentina se enfoca en China para crecer

Cerveza artesanal argentina se enfoca en China para crecer

 En PILAR, Argentina, la cerveza artesanal de Argentina se ha enfocado en China para crecer y consolidar su desarrollo de la mano de un mercado pujante y cada vez más sofisticado, abierto a nuevas experiencias «gourmet».

La marca Rabieta despachó el 21 de septiembre pasado su primer envío al país asiático, principal socio comercial de Argentina, a partir del esfuerzo emprendedor de sus dueños, que han considerado un «hito» y un «paso fundacional» el embarque concretado a China.

«Como toda introducción en un mercado, es un gran desafío. Las expectativas son altas. Para elegir a China vimos el potencial de mercado, lo que estaba pasando con la industria de la cerveza y, en particular, con el mercado de la cerveza artesanal» en ese país, dijo a Xinhua Miguel de Achával, uno de los socios fundadores de la empresa.

 La planta cervecera que la compañía posee en la ciudad de Pilar, 52 kilómetros al norte de Buenos Aires, un complejo con capacidad para producir más de 200.000 litros por mes en 11 variedades, y la posibilidad de enlatar 33.000 unidades por día.

«Entendemos que el consumidor chino se está sofisticando muchísimo en cuanto al consumo de la cerveza artesanal y eso nos generó gran entusiasmo, como para poder pensar en llevar Rabieta, un producto argentino de alta calidad, que ojalá sea muy bien percibido por los consumidores chinos», dijo De Achával.

Al primer envío se sumarán otros dos, para totalizar unas 150.000 latas de cerveza de las variedades Golden, Red Honey, Red Irish y Red IPA, cuatro de las siete categorías que producen.

«Hicimos un muestreo con nuestro distribuidor allá, le mandamos muestras de todas nuestras variedades y ellos eligieron las cuatro que enviamos. La elección tiene que ver con el paladar chino, entender sus culturas, sus comidas. En función de eso y el maridaje de esas cervezas, él distribuidor entendió que esas cervezas serían las que mejor aceptación tendrían en esta primera etapa», puntualizó De Achával.

China es el primer destino en el exterior de la marca: «Rabieta nace hace tres años, nos enfocamos en la construcción de la marca y hoy estamos con distribución federal en toda Argentina. Estamos en los principales supermercados del país, en las grandes tiendas y en la mayoría de los autoservicios. Una vez cumplida la etapa de la distribución a nivel federal, nos enfocamos en lo que es la exportación. China es nuestro primer destino, pero ojalá no sea el último», afirmó el emprendedor.

Una vez consolidada la distribución en la ciudad de Shanghai y en la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK), la expansión prevé continuar por la ciudad meridional de Guangzhou.

Los primeros envíos sumarán «150.000 latas, pero ojalá sean millones. En el potencial que vimos del mercado chino, parte tiene que ver con los grandes volúmenes que manejan. Además, no hubo que hacer modificaciones a la receta original. Estamos muy confiados en que, tanto a nivel local como lo que tiene que ver con el paladar chino, puede ser muy bien aceptada. Es la misma receta que nos hizo exitosos acá», destacó De Achával.

La firma argentina prevé colocar el producto en restaurantes, karaokes y cervecerías, pero también se buscará hacer la introducción en cadenas de supermercados y en locales de cercanías.

Tomás Fellner, otro de los socios fundadores de Rabieta, dijo a Xinhua que la marca pensó en el país asiático por la «relación comercial que existe entre China y Argentina, que tiene un potencial muy grande, que tiene un desarrollo muy grande para encarar».

«Nuestros productos son de altísima calidad, como para un mercado como el de China. La idea es apuntar al público joven, que es el que está más acorde con lo que es el consumo de este tipo de bebidas. La idea es desarrollar este segmento de cervezas artesanales en China, para luego entender el mercado y empezar a hacer productos ad-hoc para el mercado chino», señaló Fellner.

El emprendedor remarcó que la firma aspira a hacer productos artesanales para el mercado chino con ingredientes y productos chinos.

Fellner subrayó que la cuarentena que rige en Argentina desde marzo por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), con el consecuente cierre de restaurantes y bares, adelantó el interés de la marca en conquistar nuevos mercados.

«Nuestra estrategia siempre estuvo enfocada en armar un producto de altísima calidad, que se pueda exportar. La pandemia lo que hizo fue acelerar ese proceso, tratar de buscar lugares para exportar más rápido. Y uno de esos lugares, con los que el comercio y las relaciones están un poco más desarrollados y hay un potencial enorme, es China. A la hora de hablar de exportación, de producto de calidad y de cerveza artesanal, inmediatamente pensamos en China», explicó el emprendedor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *